Los síntomas y las causas de avería


La tecnología de los ordenadores portátiles sigue evolucionando, y si antes las baterías podían sufrir de un debilitamiento cuando usted trabajaba en su ordenador conectándose al sector, hoy las baterías son mejores, por lo que los ordenadores portátiles se usan indistintamente con o sin la batería, conectada o desconectada. Sin embargo, varios signos de advertencia de avería pueden ocurrir, principalmente relacionados con el uso y a la degradación natural de los componentes de las baterías.


Avería del cargador


Esta es la primera cosa que usted debe comprobar si después de un ciclo de recarga normal encuentra que su batería todavía no está cargada. Es probable que el cargador (o la fuente de alimentación) ya no cumple su función y debe ser reemplazado.


Envejecimiento natural de los componentes


Después de 2 a 3 años, las baterías empiezan a mostrar signos de debilidad natural. Además, a menudo, resulta en una rápida recarga anormal de la batería y una descarga a la misma velocidad, es decir, una disminución de la autonomía (desde varias horas hasta 6 horas para algunas baterías, a apenas 1 hora).


El efecto de memoria


El efecto de memoria. El "efecto memoria" es el fenómeno observado en las baterías de Ni-Cd, que les impide devolver toda la energía que almacenan depués de un cierto nivel de descarga. El origen proviene de su recarga prematura cuando no está totalmente descargada y el hecho de que se tenga en cuenta este nivel de descarga incompleto sin llegar a vaciar más allá de este umbral, incluso después de varias ciclos de carga. Eso se traduce en una perdida de capacidad del material. Pero es un error que el fenómeno sea llamado así, porque eso supondría que el nivel de descarga incompleto ha sido siempre el mismo sobre un periodo de tiempo dado para que el aparato "recuerde" y se pare allí, lo que es extremadamente raro.


El falso efecto de memoria. Sin embargo, hay un fenómeno físico claramente identificado que produce una pérdida de capacidad de almacenamiento, pero se debe principalmente a la presencia, en el aparato donde se encuentra el acumulador, de un detector de tensión que interpretará algunas caídas de voltaje del corriente y bloqueará por seguridad la liberación de la reserva de energía. Se habla de falso efecto de memoria porque los síntomas son aparentemente los mismos que el efecto de memoria (pérdida de la capacidad), mientras que es muy diferente. Puede ocurrir cuando el acumulador no está totalmente adaptado al aparato que recibe la energía o más a menudo con los acumuladores Ni-Cd y Ni-MH, debido a las propiedades químicas del níquel presente en su composición, lo cual cristalizándose provoca un bolsillo de tensión anormalmente bajo saliendo del acumulador, por lo tanto se bloquea el detector. Afortunadamente, hay maneras de restablecer el acumulador para restaurar una tensión uniforme.


Atrás